miércoles, 24 de junio de 2009

Ya estamos aquí.

Mis canciones y yo teníamos ganas de viajar desde hace mucho. Me preguntaban a menudo que cuándo íbamos a subirnos al avión de los demás para visitar muchos oídos y bocas. Yo, con obvias ganas, me puse a buscar agencias de viajes donde me armaran paquetes atractivos y así cumplir el sueño de recorrer los países de la gente. Sus caras, gestos, sensaciones, fronteras y sentimientos. Pero no encontraba buenos vuelos, promociones, road trips o VTP's que valieran la pena.

Fue hasta que Alonzo Mercado y Jimena Gadea se enteraron de mi sueño de viajar. Entre los tres armamos un buen plan de vuelo y mañana nos vamos. A viajar de entre los espacios donde antes había sólo silencio. Donde quedaba el vacío para convertirlo en lleno.

Mis canciones y yo ya hicimos nuestras maletas. Me aseguré de que llevaran traje de baño para que naden agusto en la lengua de la gente. Llevan también una buena dósis de ropa interior limpia para cuando las cague equivocándome en el escenario y se tengan que cambiar. Llevan sus cepillos de dientes para tener buen aliento y dejar buen sabor de boca a quien tengan que besar. Sombrillas por si llueve si la gente llora, y cámara de fotos por si hacen a la gente sonreír. Yo por mi parte llevo el corazón para el mareo y el amor para el dolor de oídos. (Y mi Dramamine y Rivotril por si las moscas.)

Todos, con un pie en el avión, no diremos adiós al partir, sino hola, por que ya llegamos.

Ya estamos aquí.

domingo, 21 de junio de 2009

Neda.

No sé cuánto tiempo vaya a durar este video en YouTube antes de que evidentemente lo censuren. A los que alcancen a verlo, mírenlo bien. Mírenlo muy bien. Ojalá que las imágenes que vean se les queden grabadas para toda la vida.

Advierto que contiene una de las cosas más crudas que he visto en mi vida. Refleja sólo un poco del caos iraní de estos últimos días. El conflicto en Irán ha provocado que su gobierno censure y prohiba la transmisión de cualquier tipo de información, escrita o videograbada, de lo que se está viviendo (y muriendo) por allá. Sitios como Facebook, YouTube y otros han sido completamente clausurados. La prensa internacional tiene restringido el acceso. Para que se maten en silencio. Para que los ojos del mundo no vean lo aquí perpetrado.

A esta mujer, víctima de la violencia gubernamental iraní, la nombraron Neda después de su muerte, que en farsi significa "la voz" o "el llamado". Es la voz de sangre que quién sabe cómo se coló de Irán y ahora atrapa la atención de la mirada mundial a través de internet. ¿Por qué ver el video? Es muy fácil que te cuenten una historia ajena, de algún país ajeno (medio-oriental que ya es costumbre) con un conflicto ajeno e inmenso que provoca la muerte de su gente. Si corremos con suerte, la gente dirá a lo mucho: "chale... qué mal pedo". Pero no es suficiente.

Aunque actualmente a México le conciernen tres mil asuntos más, (de entre elecciones, guerra política sucia e inseguridad) hay algo que a mi punto de vista siempre debemos recordar; la ciudadanía planetaria. Es difícil responder cuando te preguntan si puedes hacer algo por la gente y sus conflictos internacionales que parecen no incumbirnos, pero creo que algo que puede ayudar aunque sea una madre, es el despertar de conciencia.

Dentro de nosotros, dentro de nuestras costumbres, ideales, creencias o lo que sea, debe existir el rechazo total, absoluto y categórico a la violencia (en cualquiera de sus formas). Si eres católico, cristiano, judío, musulmán, espiritual o agnóstico etc., debe existir alguna manera en la que puedas contribuir. Rezando, meditando, mandando buena vibra, pensando cosas lindas, lo que sea, pero que en tu mente esté presente la paz, su deseo y su práctica. Abre bien los ojos al video. Abre bien los ojos y oídos al llamado, a Neda. Por ajena que te parezca su historia, que su muerte se escuche y perdure. Que valga la pena la sangre que corre bruscamente por su boca y su nariz tras el disparo en el pecho. Que sus ojos en blanco te den miedo, y que los gritos de terror de la gente a su alrededor que intentó ayudarla te taladren los oídos si es que alguna vez cruzan por tu cabeza las ganas de lastimar, herir o matar a alguien.

Como humano (no como mexicano), que hablo, río, lloro, como, meo y cago como cualquier otro humano de cualquier otro país, le envío amor y luz a Irán. Y a Neda. A Neda.

lunes, 8 de junio de 2009

Present/Infant.

Como para tenerla sentadita en mi cuarto, tocando y cantando sus canciones para mí. Mientras la observo desviar la mirada a ratos, cada vez que evoca las imágenes que la hicieron escribir cada verso y cada coro. Ani DiFranco o "Anita" como me gusta llamarla. Me la encontré cantando Present/Infant para la Billboard Magazine. (Después de explorar varias entrevistas donde se mostraba emocionada por la elección presidencial de Obama mientras calificaba a Palin de puta republicana).

Pero algún día la he de conocer, y me voy a mear en los calzones de los nervios, mientras intento decirle en un inglés atropellado que la amo y que es la artista más grande de todos los tiempos.


viernes, 5 de junio de 2009

Encuentra las 5 diferencias.

Está muy complicado. Hasta yo tuve que pasar horas frente al monitor para poder identificarlas. Pero confiando en su inteligencia y su gran habilidad visual, supongo que ustedes lograrán reconocer las cinco diferencias entre las siguientes dos imágenes. Es una foto donde salgo intentando besar a mi hermosa Andrea Cachibache, bañados de agua y sol mientras éramos espiados por una morsa.

miércoles, 3 de junio de 2009

Ñoranzas 1.

De entre el trabajo, los viajes, el nuevo departamento con su vida independiente y las trivialidades de las últimas semanas que ha vivido mi hermano Víctor, mencionó que desde hace unos días se descompuso su plancha.

-Pero ya la mandé arreglar-, dijo.

Con la obvia crisis presente en mi cabeza pregunté -¿No te sale mejor comprar una nueva?-, y respondió tranquilo, -Si la hubiera mandado a arreglar por fuera sí, pero como la mandé con los mismos de ConAir me sale como en trescientos pesos-.

Le dije, -Güey, puedes encontrar una nueva por ese precio-.
-Sí- contestó, -pero no con iones y cerámica-.

lunes, 1 de junio de 2009

Ay Elba Esther...

¿Qué te digo? Supongo que cuando nos tiembla la cuchara,
es momento de retirarnos.

Dejo aquí en La Silueta posteado el video, cortesía de El Universal.

La Vecina de Blanche DuBois.

La primera obra de teatro que vi en el teatro del Tec CEM fue José el Soñador. Estaba integrada por puro exa-tec. Recuerdo que me gustó mucho la producción aunque desde ese entonces la obra en cualquiera de sus presentaciones me ha parecido bastante ñoña. Llevaba yo año y medio de Arte Dramático con Armando Olabuenaga (q.e.p.d.) y todavía no sabía que se estaban haciendo este tipo de producciones en la escuela, cuando me prometí entonces no perderme ninguna y fue así que pude ver entre otras, Un Tranvía llamado Deseo.

La única referencia que yo tenía de esta puesta en escena era la obra donde Marge Simpson era protagonista. Ahora que la veía en vivo y a todo color en el Tec podía enterarme un poco más de la historia y sus componentes. No estuvo mala, pero recuerdo que gran parte del elenco logró pasar desapercibido por mi cabeza. Todos excepto una persona. Era una chava muy guapa cuyas escasas intervenciones en la obra fueron suficientes para impactarme. Salí del teatro diciendo: "La chava que hacía de la vecina no mames... qué buena actriz". Y quizás desaté en ese momento la energía necesaria para que el universo conspirara y la hiciera años después, una de mis mejores amigas; Elsy Reyes.

Después de los años que han pasado desde ese entonces, hemos consolidado una muy buena amistad donde me he sentido privilegiado al ser testigo de su talento y su gran trabajo. Sin embargo, siempre tuve la caprichosa inquietud de algún día compartir tabla y trabajar juntos. Pues de nuevo el universo conspiró y ahora se ha vuelto una realidad. Elsy Reyes es ahora parte del elenco oficial de Crisis Modelo para Armar, y aunque paradójicamente tenemos pocas escenas juntos, puedo decir ahora con más orgullo que trabajo con ella y que estaremos en el mismo escenario cada domingo.

Ya no más personajes de Tennessee Williams, ni la vecina de Blanche DuBois. Ahora es Carla, mi tía, la que añora por fiestas donde conocer a algún amor. La que secretamente guarda en su corazón la imagen del desahuciado canceroso. La que de manera pusilánime aceptó dos mil nuevos pesos por mi secuestro. Y la que quiero tanto, porsupuesto.