viernes, 25 de septiembre de 2009

Empuries.

(Texto de Alicia Barrientos. Escrito frente al mediterráneo a un costado de las ruinas grecorromanas de Empuries, cuando atónitos ella y yo, veíamos el mar.)

Empuries.
La vida gritaba con el sol intenso.
Los ágiles cuerpos corrían por la playamientras él, pequeño y serio,
perdía su mirada entre los reflejos de agua.
¿Sabes qué mar es éste?- pregunté.
No lo sabía, pero le dije: "ya nunca serás el mismo".
El mar besaba sus morenos pies pero él huía de su contacto.
Atrás las ruinas contaban historias de barcos y frutas y vinos y sedas.
"Naves fenicias llegaron aquí, griegos muy alejados de su tierra y finalmente los romanos"
..."ya nunca serás el mismo"

Cuando el pasado te enfrenta y te deja su huella.

Intercambio.

(Texto de Gie-Bele Gilbert)

Escamas.
Se ha ido el agua. La boca se cae a pedazos.
Restos de palabras y labios en los astros.
Sin rueda.
La alegría de los brazos que no te esperan.
Intercambio.
Huesos sin carne.
Tocando dando un poco de sangre.
Donando aire.
Pequeño y grande.
Cuando no interesa lo que no ha permanecido.
Cuando todo cuenta en cuanto respire y esté vivo.
Piel de resinas.

¿Deseas seguir la historia?

El Alimento de Las Almas.

(Texto de Montserrat Casanueva)

EL ALIMENTO DE LAS ALMAS.
Se pueden fundir dos alamas en un solo beso.
Mientras sus lenguas juegan, se estan devorando a alientos.
Se succionana el alma uno al otro.
Forman una sola manta de energía, fuera de esta dimensión,
fuera de éstos cuerpos, más aún lejos delas mentes.
Se transladan las almas en un solo beso.
Sus ojos hacen el amor, sus ojos también se besan,
se abrazan tiernamente.
Con un beso alcanzan las almas la eternidad.

En un beso se vuelven eternidad.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Todas hablan mamá.

Ése título o El Rincón Poético de Raquel. Quería dedicar desde hace tiempo un post a mi sacro-santa madre; progenitora, creadora de éste pequeño e inocente ser que aquí escribe. Recientemente había comentado con varios amigos, esas maravillosas frases de mamá que nos han de acompañar toda la vida (y que al parecer son inmortales por que luego nos descubrimos utilizándolas y así... la sabiduría milenaria nunca termina). Es por eso que he querido mencionar algunas de las principales, constantes, repetitivas y desquiciantes frases que mi adorada madre suele utilizar, generalmente cuando está enojada.

De niño algunas daban miedo, pero ahora, todas me causan mucha risa. He aquí las más maravillosas:

1. Cuando quiere referirse a la justicia divina que caerá sobre algún malhechor dice: "Que Dios lo tenga a fuego manso".
2. Una variación de ésta última es: "Lo han de quemar en leña verde".
3. Cuando quiere decir que has sido injusto con ella dice: "Pero me has de pedir agua en el desierto... y en lugar de agua te daré pinole". (*Pinole se supone que es una sustancia que da mucha sed.)
4. Cuando quiere decir que mi comportamiento es mejor fuera que dentro del hogar dice: "Eres candil de la calle y obscuridad de tu casa".
5. Cuando se me hace tarde o me tardo en realizar algún encargo para ella dice: "Estás bueno pa' traer la muerte tú... ¡nunca llegas!"
6. Cuando siente que le he faltado al respeto (en menor grado) dice: "Ya no hay temor a Dios... ni respeto a tu madre en esta casa".
7. Cuando se hartaba por preguntarle qué había de comer hoy, decía: "Hay tolondrones... para los preguntones". (Variaciones de otras mamás suelen incluír la palabra tones.)
8. Cuando menciona a algún ingrato utiliza el dicho popular: "Así paga el diablo al que bien le sirve".
9. Cuando se refiere a algún holgazán maltrecho, dice: "Ése(a) está como las chachas: buscando trabajo rogándole a Dios no encontrar".
10. Si le voy a platicar algo y de momento me distraigo y se me olvida me dice: "De seguro me ibas a decir una mentira... por que las mentiras se olvidan".
11. Al insinuar que soy necio y que no entiendo razones, dice: "Todo lo que te digo te entra por un oído y te sale por el otro", y repite señalando primero su oído izquierdo y luego el derecho: "Te lo digo, todo lo que te digo te entra por aquí y te sale por acá".
12. Cuando angustiada me espera dice: "Qué bárbaro, me traías con el Jesús en la boca".
13. Cuando ve pasar por la calle un coche con listones, flores y adornos de boda, dice: "Mira, otra pendeja que no entiende".
14. Cuando expresa ternura al notar la relación amorosa de dos personas desafortunadas en la vida, dice: "Te digo, siempre hay un roto para un descocido".
15. Cuando enojada quiere desahogarse, grita: "¡Chingada madre! Qué digo... ¡Chingado padre! ¿Por qué siempre nos toca todo a las mamás?"
16. Cuando se refiere a algún pleito o pelea entre dos o más personas, dice: "De veras, se agarraron a gritos y sombrerazos".
17. Cuando a manera de amenaza intentaba controlar mi conducta, decía: "Se te va a aparecer Juan Diego pero sin la Virgen".
18. Finalmente mi gran favorita, la vez que más enojada ha estado conmigo, gritó con furia desenfrenada: "No estoy encabronada Valdemar, ¡estoy cagada!"

Esa es mi Raquel. Esa es mi madre chinga, y la amo por sobre todas las cosas. Vamos, complementen (ahora que ya se puede comentar) con frases de sus adoradas madres, que al final, sigo creyendo que no importan las palabras o los modismos, todas dicen lo mismo y hablan el mismo lenguaje. Todas hablan mamá.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Decretos.


Vivo mi vida de tal manera que cuando mis pies tocan el suelo por la mañana, el diablo se estremece y dice: "en la madre, éste cabrón ya se levantó".

domingo, 13 de septiembre de 2009

En Teoría.

A ver, en teoría, (después de estar horas dándole y dándole a esto del blogger por que no soy ningún experto en html y configuraciones web) ya está reestablecida la opción de comentarios para La Silueta, así que siéntanse libres de explayarse en cualquiera de estas, mis tonterías.

Para hacerlo, es muy simple: al final de cada post encontrarán una leyenda linkeada que indica el número de comentarios hechos hasta el momento. (Generalmente dice "0 comentarios" jajaja). Ahí le pican y, en teoría, serán dirigidos a una nueva paginita donde, en teoría, NO necesitan ser cuentahabientes de google, ni tener un blog ni nada por el estilo para poder comentar. Debajo del recuadro de texto donde podrán escribir, encontrarán varias opciones a seleccionar dependiendo de la manera como quieren que sus comentarios sean publicados: con cuenta oficial google (necesitarían estar logeados a google), con otras identidades web, con su nombre o simplemente de manera anónima. Pero insisto, NO necesitan estar registrados o tener cuenta en google para comentar. Si lo están, podrán utilizar la primera opción de publicación que es la de cuenta oficial google. Si no, no importa. Con su nombre o de manera anónima se puede y listo.

Si todo esto funciona, en teoría, dejaré de ver la triste cifra cero debajo de cada post. Indagaré si lo lograron y si no, seguiré intentando.

Abrazos muchos pa' todos yeah.

jueves, 10 de septiembre de 2009

La Silueta molesta.

Inspirado en un programa de radio que escuchaba hoy en el tráfico de camino al doblaje, he decidido crear un post dedicado a todas esas pequeñas cosas molestas que me pasan y que no precisamente me cambian el humor más allá de cinco minutos. Pero esos cinco minutos, ah cómo me arden coño. (O como dice mi mamá, "me sacan canas verdes".)

He aquí mis primeras quince:

1. Cuando vas en un avión y la persona de al lado tiene mal aliento. Y lo peor, tiene muchas ganas de platicar.
2. Cuando esperas fervientemente el mensaje de alguien en tu celular, y al sonar, corres precipitadamente para descubrir que quien te mandó un mensaje fue INFOTELCEL.
3. Cuando el auto de enfrente se detiene frente a un alto, pero trae la direccional derecha prendida y la vuelta es CONTINUA. Hijo de puta.
4. Cuando me dicen, ¿Sabes qué? ¿Te digo algo? Mmm... no, mejor no, olvídalo.
5. Cuando mi mamá me cuenta la misma historia de cómo nací, dí mis primeros pasos y fue mi primer día de clases por enésima vez.
6. Cuando en un restaurante pido algún platillo y especifico SIN CEBOLLA y me lo traen con ración extra de cebolla.
7. Que cuando me decido a correr hacia el interior del coche por la lluvia, me empape y justo cuando cierro la puerta deje de llover.
8. Que manejando, cuando cedo el paso no me den las gracias.
9. Que al comprar algo, pase poco tiempo después por un lugar similar y encuentre lo mismo pero a mejor precio.
10. Encontrar mi parabrisas lleno de caca de pájaro después de estacionarlo bajo un árbol.
11. Que los viene-vienes me exijan pago por estacionarme en la acera.
12. Cuando todavía a la fecha, me topo con gente que apoya a AMLO.
13. Que me digan "Valderrama" o "Valdelamar". (Por error, por que si me lo dicen de broma no hay pedo.)
14. Que me reclamen "Güey, nunca me llamas", si tampoco me llaman a mí.
15. Que si me preguntan que a qué me dedico y contesto la verdad (osease, actor y cantante) me digan a tono de incredulidad y burla: "Ahhhhh... ps ¿de qué novela o qué?" o "Ahhhh... ps a ver, échate una rolita." Ps págame wey!

Estos son sólo algunos ejemplos de las miles de cosas que me causan esos pequeños pero intensos momentos de enojo. ¿Cuáles son los suyos Siluetos? Escriban, pongan comentarios y compartamos más tonterías como estas.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Ñoranzas 3.

Terminando más conversaciones, de esas en las que hablamos de todo y de nada, Martha preguntó al entrar al baño del departamento:

-¿De quién es ésta cera?-
-Pues mía-, contestó mi hermano -la uso para quitarme los pelos de la nariz.-
-Yo insisto en que deberías hacer como yo-, le dije -usar un método menos doloroso como la maquinita, de esa que funciona con pilas.-
-¡Cómo crees!-, contestó alarmado -con esas cosas salen los pelos más gruesos, largos y pican.-

Le pregunté si era doloroso utilizar cera a lo cual contestó que no. Decidí hacer la prueba y le pedí que la pusiera a calentar con tal de experimentar qué tan efectivo era su método quita pelos de nariz. Al instante corrió por el aparato calienta-cera y lo conectó. Después de veinte minutos dijo que estaba listo y metió un dedo en la cera caliente para después introducirlo en mi fosa nasal derecha. Al cabo de unos tres minutos de espera, jaló con fuerza y para mi mala fortuna no pasó otra cosa más que un dolor asqueroso y una plasta de cera tibia dentro de mi nariz a modo de pegamento bloqueando el aire y causando una terrible sensación de incomodidad.

Estuvimos una hora tratando de sacar cada pedazo de cera incrustada en la pared interna de mi nariz con unas pinzas. Después de todo el dolor y la salvaje efectividad de su método dijo:

-Eso me pasa por comprar la cera en el mercado, la próxima vez la compro en Casa Barba.-

Finalmente pude respirar un poco. Noté la diferencia entre las fosas y repuse: -Ah no, a mí no me dejas así. Ahora me chingo y me terminas el otro lado también-.

La historia se volvió a repetir.

martes, 8 de septiembre de 2009

Ven Amor.



Tu piel en mis manos se derrama como aceite lúdico y febril.
Te huele a canela el corazón.
Se entrega tu espalda aquí en mi pecho como brisa cálida de Abril.
Me sabe agridulce la pasión.

Pero te vas y me enfrío, me quedo vacío,
expira mi caducidad.
Y siento el cruel invierno de tu adiós;
helándome, por eso

ven amor, cúrame éste dolor y entrégame tu aliento.
Ven amor, calienta el corazón que pide por tu cuerpo.
Ven amor, pinta de rojo el sol y aguamarina un beso.
Ven amor y dame buen amor.

Tus piernas se escurren como cera y se derriten abrazándome.
Hacemos verano en el colchón.
Caricias tan lentas que parecen parsimonia transformándome
sudor y saliva en agua de limón.

Pero te vas y qué lío. Me quedo vacío,
expira mi caducidad.
Y siento el fuego hirviendo de tu adiós;
quemándome, por eso

ven amor, cúrame este dolor y entrégame tu aliento.
Ven amor, calienta el corazón que pide por tu cuerpo.
Ven amor, pinta de rojo el sol y aguamarina un beso.
Ven amor y dame buen amor.

viernes, 4 de septiembre de 2009

México de Hambre.

Ya me dijeron por ahí que mi blog parece más blog político que otra cosa debido a la gran cantidad de posts que tienen ese tipo de contenido. Pero es que en estos tiempos hay cosas que son imposibles de evadir. Yo sé que existe la clara tendencia en los jóvenes de atender cualquier otra cosa que no sea política. Pero esto cruza la frontera de la política. Es la vida. Soy rete-mexicano y a pesar de que amo profundamente mi país, cómo me duele. Me duele mucho México. Mi tierra cautiva en la belleza y el no puede ser. Donde todo y nada es posible.

Posteo este video en La Silueta (cortesía del Universal) que me dejó con un nudo en la garganta. De esos que todos los días me deja la mirada triste de algún adulto mayor en un alto. Los policías de Tlalnepantla agarrando incautos. Los recién veintidós ejecutados de Juárez y la violencia de Michoacán. Todos los caídos, vivos y muertos, bajo la garra del poder sucio e inmerecido. Robado y asqueroso. Aquel que no ha servido para otra cosa sino jodernos la vida.