viernes, 18 de marzo de 2011

Terrato. (Sólo para geeks)

Añadí a la foto de presentación de La Silueta un detalle o fragmento de una imagen muy querida para mí. Resulta que en aquellos imberbes tiempos de la prepa, cuando todo era intenso (sí, más que ahora -- imagínense semejante cosa) en todos los aspectos, ya saben, desde la euforia extrema hasta el nadie me quiere, yo jugaba Dungeons & Dragons con mis amigos. (Aquí es donde repito una vez más que soy geek. Últimamente como que todo mundo se considera geek por saber usar redes sociales o por usar lentes grandotes. Tache.) Nuestra primer partida (Legend of Khatosnaj) estaba constituída por una serie de guerreros, magos elfos, ladrones y uno que otro paladín. Mi personaje era un mago elfo, estudioso de las artes mágicas de Lunitari (por indeciso). Se une al legendario grupo de viajeros (los Khatosnaj) para poner fin a la guerra del temido dios Caos. Después de batallarse internamente entre el bien y el mal, eligió la magia blanca como aliada para luchar contra sus adversarios y obtener el alma sublime. Su nombre era Terrato. (Inspirado en uno de los espers de Final Fantasy VI)

Bella cosa ésta de escapar más allá de los límites de nuestra imaginación y en consenso, crear un mundo alterno donde las posibilidades eran infinitas. Viajé con mis compañeros durante años en aquellos recónditos lugares de nuestra mente, y Terrato se volvió una creación muy querida para mí. Vivíamos algunas de las muchas batallas con gran intensidad y siento que al pasar el tiempo, a menudo todos recordábamos cosas que no habíamos vivido, pero siempre vivimos. Tiempo después, la partida se separó dando pie a muchas otras partidas donde fui muchos otros personajes en muchas otras aventuras, pero nadie como Terrato.

Conocí en aquellos tiempos a una amiga sumamente talentosa en el dibujo, la pintura y el diseño. Vero de la Peña. Me tomé el atrevimiento de pedirle un dibujo para Terrato, algo que pictóricamente ejemplificara lo que mi mente había trabajado durante años. Me pidió una descripción del personaje y comenzó a dibujar. Al cabo de un par de días me regaló su creación y el resultado fue hermoso.

La imagen muestra un bosque encantado. A la orilla del río que lo cruza, Terrato, un mago elfo aprendiz, logra la ejecución de un nuevo hechizo aprendido mientras el felino Alfador (su familiar o compañero de viaje) lo acompaña a su costado. Una ninfa escondida en el árbol donde está recargado, lo espía atraída.


No hay comentarios: