martes, 8 de septiembre de 2009

Ven Amor.



Tu piel en mis manos se derrama como aceite lúdico y febril.
Te huele a canela el corazón.
Se entrega tu espalda aquí en mi pecho como brisa cálida de Abril.
Me sabe agridulce la pasión.

Pero te vas y me enfrío, me quedo vacío,
expira mi caducidad.
Y siento el cruel invierno de tu adiós;
helándome, por eso

ven amor, cúrame éste dolor y entrégame tu aliento.
Ven amor, calienta el corazón que pide por tu cuerpo.
Ven amor, pinta de rojo el sol y aguamarina un beso.
Ven amor y dame buen amor.

Tus piernas se escurren como cera y se derriten abrazándome.
Hacemos verano en el colchón.
Caricias tan lentas que parecen parsimonia transformándome
sudor y saliva en agua de limón.

Pero te vas y qué lío. Me quedo vacío,
expira mi caducidad.
Y siento el fuego hirviendo de tu adiós;
quemándome, por eso

ven amor, cúrame este dolor y entrégame tu aliento.
Ven amor, calienta el corazón que pide por tu cuerpo.
Ven amor, pinta de rojo el sol y aguamarina un beso.
Ven amor y dame buen amor.

No hay comentarios: