viernes, 18 de septiembre de 2009

Todas hablan mamá.

Ése título o El Rincón Poético de Raquel. Quería dedicar desde hace tiempo un post a mi sacro-santa madre; progenitora, creadora de éste pequeño e inocente ser que aquí escribe. Recientemente había comentado con varios amigos, esas maravillosas frases de mamá que nos han de acompañar toda la vida (y que al parecer son inmortales por que luego nos descubrimos utilizándolas y así... la sabiduría milenaria nunca termina). Es por eso que he querido mencionar algunas de las principales, constantes, repetitivas y desquiciantes frases que mi adorada madre suele utilizar, generalmente cuando está enojada.

De niño algunas daban miedo, pero ahora, todas me causan mucha risa. He aquí las más maravillosas:

1. Cuando quiere referirse a la justicia divina que caerá sobre algún malhechor dice: "Que Dios lo tenga a fuego manso".
2. Una variación de ésta última es: "Lo han de quemar en leña verde".
3. Cuando quiere decir que has sido injusto con ella dice: "Pero me has de pedir agua en el desierto... y en lugar de agua te daré pinole". (*Pinole se supone que es una sustancia que da mucha sed.)
4. Cuando quiere decir que mi comportamiento es mejor fuera que dentro del hogar dice: "Eres candil de la calle y obscuridad de tu casa".
5. Cuando se me hace tarde o me tardo en realizar algún encargo para ella dice: "Estás bueno pa' traer la muerte tú... ¡nunca llegas!"
6. Cuando siente que le he faltado al respeto (en menor grado) dice: "Ya no hay temor a Dios... ni respeto a tu madre en esta casa".
7. Cuando se hartaba por preguntarle qué había de comer hoy, decía: "Hay tolondrones... para los preguntones". (Variaciones de otras mamás suelen incluír la palabra tones.)
8. Cuando menciona a algún ingrato utiliza el dicho popular: "Así paga el diablo al que bien le sirve".
9. Cuando se refiere a algún holgazán maltrecho, dice: "Ése(a) está como las chachas: buscando trabajo rogándole a Dios no encontrar".
10. Si le voy a platicar algo y de momento me distraigo y se me olvida me dice: "De seguro me ibas a decir una mentira... por que las mentiras se olvidan".
11. Al insinuar que soy necio y que no entiendo razones, dice: "Todo lo que te digo te entra por un oído y te sale por el otro", y repite señalando primero su oído izquierdo y luego el derecho: "Te lo digo, todo lo que te digo te entra por aquí y te sale por acá".
12. Cuando angustiada me espera dice: "Qué bárbaro, me traías con el Jesús en la boca".
13. Cuando ve pasar por la calle un coche con listones, flores y adornos de boda, dice: "Mira, otra pendeja que no entiende".
14. Cuando expresa ternura al notar la relación amorosa de dos personas desafortunadas en la vida, dice: "Te digo, siempre hay un roto para un descocido".
15. Cuando enojada quiere desahogarse, grita: "¡Chingada madre! Qué digo... ¡Chingado padre! ¿Por qué siempre nos toca todo a las mamás?"
16. Cuando se refiere a algún pleito o pelea entre dos o más personas, dice: "De veras, se agarraron a gritos y sombrerazos".
17. Cuando a manera de amenaza intentaba controlar mi conducta, decía: "Se te va a aparecer Juan Diego pero sin la Virgen".
18. Finalmente mi gran favorita, la vez que más enojada ha estado conmigo, gritó con furia desenfrenada: "No estoy encabronada Valdemar, ¡estoy cagada!"

Esa es mi Raquel. Esa es mi madre chinga, y la amo por sobre todas las cosas. Vamos, complementen (ahora que ya se puede comentar) con frases de sus adoradas madres, que al final, sigo creyendo que no importan las palabras o los modismos, todas dicen lo mismo y hablan el mismo lenguaje. Todas hablan mamá.

1 comentario:

Armoise Pimpant dijo...

El mejor post, mi amor!!!
Te amo, amo a tu mamá. Gracias señoraaaaaaa!!! "Por ellas, por las mamás de ellas...!!!"