miércoles, 29 de abril de 2009

Lavando a Bibi.

Desde que estaba estudiando Comunicación me llamaba la atención el doblaje. Existía una materia opcional de doblaje en mi plan de estudios, pero justo un semestre antes de poder inscribirme la quitaron, de modo que me quedé con las ganas. Sin embargo no sé si fue la Ley de Atracción o qué pedo, pero llegó el doblaje a mi vida de nuevo.

Me parece difícil, dentro del medio, que alguien le dé la oportunidad a nuevo talento. Es como dentro del ambiente empresarial. Un recién egresado no puede laborar en muchos lugares por que piden experiencia de antemano, pero si no te dan la oportunidad ¿cómo adquieres esa experiencia para ofrecerla? No obstante han habido personas que han creído en mi trabajo aún sin conocerlo. (El universo los bendiga.) Una de estas atrevidas personas que tomaron el riesgo de lanzarse en la aventura para descubrir si Valdemar hacía bien o no la chamba fue Gaby Cárdenas, a la cual le estoy profundamente agradecido. No sólo me dió trabajo como corista, sino que ahora me paga por hacer (y aprender sobre la marcha) doblaje.

Empecé doblando coros. El doblaje cantado es bastante fácil ya que las sílabas de las palabras están amarradas al tempo de una canción específica. Pero Gaby decidió que había que dar el siguiente paso y me puso a doblar al que sería mi primer personaje en éste ámbito: Migo.

Migo es una especie de ratón/topo (snoot en inglés) que vive con su hermano Yugo (doblado por mi amigo Alan Macín) y que protagoniza junto con otros dos personajes la serie para niños Roly Mo. Desde el capítulo uno me enamoré profundamente del personaje (tanto que he estado buscando como loco el peluche, si alguien sabe dónde lo puedo conseguir avíseme porfavooor). No sólo me gustó su personalidad y forma de ser, sino que interpretar su tono de voz y sus articulaciones vocales fue todo un reto. Con la ayuda de Gaby Cárdenas fui pasando las pruebas de cada capítulo, hasta que hoy orgullosamente puedo decir que terminé de grabar cuatro temporadas completas y ha sido una experiencia inolvidable.

Fue un pedo subir este video, por que lo tenía grabado en VHS y por muy comunicólogo que soy todavía no aprendo ciertas mañas. Pero después de darle unas dos horas a esto de los cables, logré subirlo a mi computadora y por consiguiente a YouTube. La intención más importante de subir el video es que lo vea mi mejor amiga. Migo tiene un babero (que es como su peluche consentido) y se llama Bibi. A Migo no le gusta el baño, y tras ensuciar a Bibi mientras comía, los demás personajes se encargan en persuadirlo de que lo lave. Migo por obvias razones no quiere, pero al final lo hace y queda contento.

Yo tampoco querría lavarte Bibita. Hasta tus manchas y defectos amo. Pero si tengo que lavarte lo haré para volver a ensuciarnos juntos con la vida. Te quiero harto y te mando harto beso.

1 comentario:

Lula dijo...

Vamos Valde! es hora de ensuciarnos otra vez!!!! Amé tu risa Migo.

besos a tí, a Migo y tus múltiples personalidades